PASTOREO Y VIGILANCIA DE UNA POBLACIÓN DE GUANACOS EN UN MALLÍN

PASTOREO Y VIGILANCIA DE UNA POBLACIÓN DE GUANACOS EN UN MALLÍN

Alhue Bay Gavuzzo, Carmen Úbeda y Julieta von Thüngen

Contacto: baygavuzzo.alhue@inta.gob.ar

Los guanacos silvestres que habitan en establecimientos ganaderos comparten sus días con otros herbívoros silvestres y domésticos. En este trabajo contamos a qué dedican su tiempo en el verano y cómo interactúan entre ellos.

Los camélidos son una familia pequeña de mamíferos, con dos especies que viven en África y Asia -los camellos bactrianos y los dromedarios- y cuatro en Sudamérica -las llamas, las alpacas, las vicuñas y los guanacos. Todos están sorprendentemente adaptados a sus respectivos ambientes; los camellos del Viejo Mundo, al extremo desierto, y sus parientes Sudamericanos, al altiplano y las estepas.

Los mallines son los humedales característicos de la Patagonia en el área ecológica de Sierras y Mesetas. Circundados por estepas graminosas y arbustivas, producen de 10 a 20 veces mayor cantidad de forraje que la estepa. Los guanacos pueden ocupar hábitats muy diversos y consumir una gran diversidad de plantas; sin embargo, durante el verano eligen pastorear en los mallines aunque haya un gran número de herbívoros domésticos. ¿Será por su oferta de agua y forraje, o existirán otras razones para pastar allí?

Palabras claves: Lama guanicoe, comportamiento, actividad diaria, interacciones, ambiente

Leer el artículo completo pdf_imagen

 

Comments are closed.